5 Razones para elegirnos

Sólo 5 razones son suficientes para decidirte por el Colegio Carmen Sallés

Razones para elegir un colegio concepcionista

¿POR QUÉ UN CENTRO CONCEPCIONISTA?

Carácter Propio. Los Centros Concepcionistas son centros educativos católicos que tienen su origen en Santa Carmen Sallés, quien a finales del siglo XIX, en 1892, fundó en Burgos la Congregación Concepcionistas con la misión de educar a niños y jóvenes. La referencia a la persona de Jesús de Nazaret, al Evangelio y a la persona de María Inmaculada fundamentan esta misión.

El Carácter propio de los centros concepcionistas es el acento particular que permite dar un aporte de novedad a la cultura de nuestro tiempo. Nuestra mirada de educadores descubre en los niños, adolescentes y jóvenes el rostro de Jesús. El encuentro con esos rostros desafía nuestra acción educativa, despierta la creatividad, cuestiona lo cotidiano y provoca el diálogo permanente con nuestra sociedad.

La respuesta educativa y evangelizadora de Carmen Sallés, con una visión de futuro, va dirigida a la persona considerada en su totalidad ”piedad y letras”, educa el corazón para el bien de la familia y de la sociedad, favorece soluciones creativas y libres y amplía los programas educativos, sobrepasando el límite de las exigencias legales.

La realidad social y educativa del momento presente exige de nuestras comunidades educativas una fidelidad dinámica al carisma y a la pedagogía de Carmen Sallés, en función de los retos que nos plantea la realidad del día a día de nuestras presencias.

La escuela concepcionista es una Comunidad Educativa de la Iglesia Católica, abierta a todos, que educa y evangeliza en el estilo pedagógico de Carmen Sallés en las distintas partes del mundo. “Amad a los niños y sabréis educarlos”.

Nuestro Centro Concepcionista tiene la misión de prestar un servicio educativo de calidad a los alumnos, a las familias y a la sociedad en la que está inserto, mediante el testimonio, el anuncio y la experiencia del carisma y la espiritualidad de Carmen Sallés, que hace posible una educación preventiva, integral y liberadora.

La Comunidad Educativa Concepcionista acoge las semillas de verdad, bondad y belleza presentes en todas las culturas y personas, para, desde ahí, poder formar personas abiertas a la comunión y a la trascendencia, por eso favorece la experiencia y la asimilación por parte de sus miembros de un conjunto de valores que llevan el sello de la universalidad: la fe en la dignidad de la persona humana y en su marca divina.

Para los educadores concepcionistas, religiosas y laicos, hombres y mujeres de hoy, es un privilegio sentirnos llamados a ser los continuadores del proyecto de Carmen Sallés para los jóvenes de nuestro tiempo. Con aquella pasión y entrega a la misión que alumbró toda su vida, así nosotros ahora elegimos mirar hacia el futuro con audacia y esperanza.

Y quién mejor que nuestros alumnos para explicarnos lo bueno de estudiar en un colegio concepcionista.