Protocolo de Intervención en caso de Enfermedades Crónicas

Proyecto escolar de prevención

Protocolo escolar alergias

Todos tenemos en nuestra mente ese momento donde cada día nuestros hijos sueltan sus manos de las nuestras para irse al colegio. A veces nos cuesta apartar la mirada de ellos, los seguimos atentamente hasta que desaparecen por la puerta, asegurándonos hasta el último momento de que están bien, protegiéndoles de una manera innata y sintiendo que su seguridad es lo más importante para nosotros.

A partir de ese momento les tocará a otros ocuparse de ellos, asegurarse de que estarán bien, unas manos que sientan que nuestros hijos son también lo más importante del mundo para ellos..

 

Por ese motivo surgió el proyecto de enfermedades crónicas del colegio Carmen Sallés. Queremos ser esa prolongación de la familia en el colegio donde nos vamos a asegurar de que nuestros alumnos estén tranquilos, felices y protegidos, donde vamos a actuar con la misma intensidad, decisión y seguridad de un padre o una madre de familia.

No es fácil el objetivo y por supuesto muy ambicioso, pero es que estamos hablando de niños. Hay familias que tienen situaciones verdaderamente complicadas a nivel de salud, que obviamente no desaparecen en las horas lectivas por arte de magia. Situaciones que les generan estrés, preocupación,también miedos. Normalmente, estas enfermedades están controladas en casa pero, cuando llega el momento de ir al colegio, para muchas familias supone una intensificación de ese miedo y preocupación por si ocurre algo que ellos no pueden controlar.

Es por esa empatía, por querer que las familias se sientan acompañadas también en esa dificultad de sus vidas es por lo que surge este proyecto, por esas ganas de trabajar con nuestros alumnos y hacer de su colegio un entorno seguro pero también inclusivo.

El potencial de este proyecto no solo reside en la protección de estos alumnos. Es mucho más extenso. Se trata de proteger pero desde la inclusión, se trata de educar desde la empatía, desde una actitud pro activa desde la que nos planteamos qué podemos hacer para que nuestros alumnos estén bien, desde el compañerismo, la amistad y la solidaridad, desde el crecimiento personal por hacer una sociedad mejor.

Nuestro proyecto tiene varias líneas fundamentales y a continuación vamos a resaltar algunas de ella

Desde la escucha y empatía hacia los padres recogemos sus necesidades a través de una hoja de registro, establecemos una primera toma de contacto en los casos que son más significativos, analizamos y establecemos unas primeras líneas de actuación de acuerdo al protocolo del colegio.

  • Registramos todos las características de la enfermedad, sus síntomas, sus posibles manifestaciones, si existe o no medicación, protocolos específicos con cada una de ellas. Necesitamos tener toda la información y a partir de ella tomamos decisiones.
  • Partimos siempre del informe médico, del consejo del profesional y elaboramos un protocolo que dé respuesta a esa información y necesidad coordinando la labor de los padres, médicos y profesores, pero siempre recordando que no somos médicos ni enfermeros.

En función de las necesidades que aparecen en cuanto a protocolos específicos de actuación, uso de medicación de rescate, técnicas básicas RCP, manejo de medicación básica.También los alumnos aprenden técnicas de primeros auxilios antes diferentes situaciones,

Integramos en el programa charlas de formación y sensibilización para padres y profesores

Tomamos las medidas necesarias para minimizar riesgos, como tarjetas identificativas en las clases para que el profesorado controle posibles riesgos, protocolo de uso de medicación de rescate u otros medicamentos visible, información accesible y rápida a todo el personal que pueda estar en contacto con el alumno en cuestión.

Ese valor que educa a toda nuestra comunidad educativa. No se trata solo de proteger si para ello vamos a separar. Podemos plantearnos adaptar la actividad o cambiarla por otra.

Educamos a nuestros alumnos para que ayuden a sus compañeros, para que se pongan en su lugar, para que acepten que todos somos diferentes pero igualmente válidos.

 

Asma, diabetes, enfermedades alimentarias, cardiopatías, epilepsia, convulsiones febriles…adaptadas a las necesidades específicas de cada alumno.

Registramos todas las autorización, informes médicos y documentos que le alumnos necesita  y que son la base para tomar decisiones,

Pero sabemos lo que sí podemos hacer hacer desde nuestra posición de profesor, qué actuaciones rápidas y concretas debo realizar mientras llega la ayuda sanitaria  en una situación de emergencia.

Enseñamos a nuestros alumnos la empatía, la solidaridad, la amistad, protocolos de seguridad dándoles un ejemplo real, una respuesta a un problema concreto.

Si quieres cambiar el mundo, empieza hoy…