Nuestros valores

¿Cuáles son nuestros valores?

Valores Concepcionistas1. Amor: significa entenderse a uno mismo y a los demás como personas creadas y queridas por Dios. Se traduce en gestos de ternura y misericordia, actitudes de servicio, perdón, diálogo y acogida. Nos impulsa a la donación al otro.
2. Apertura a la transcendencia: como criaturas pensadas y engendradas por Dios tendemos necesariamente a Él. Implica la apertura constante a Dios y a sus expresiones más íntimas, como la belleza, la armonía, el amor y la verdad, que pueden llegar a través del arte, la Escritura, la oración y la entrega.
3. Vida: Es un don, un regalo de Dios que queremos desarrollar en plenitud. Lo expresamos como admiración y gratitud a la obra de Dios. Supone un compromiso en defensa de la vida humana en cada uno de sus estados. También nos impulsa a respetar la naturaleza y el medio ambiente para que sean espejo de la creación de Dios.
4. Belleza: armonía, limpieza de corazón, la sencillez, la transparencia, el bien y la bondad. Se manifiesta en las relaciones personales, en el trabajo bien hecho y en el cultivo y desarrollo de la sensibilidad estética. María Inmaculada es ejemplo de este concepto de belleza.
5. Libertad: comprometida siempre con la justicia, la no violencia y la paz. Supone educar para cada uno desarrolle su proyecto de vida personal y sea capaz de actuar con autonomía y sentido crítico. Queremos que nuestros alumnos realicen un ejercicio completo de sus deberes y derechos con sumo respeto a los de los demás.
6. Verdad: surge del diálogo entre fe, ciencia y cultura. Se manifiesta en la honradez, la sinceridad y la coherencia.
7. Sentido de pertenencia: es tomar conciencia de formar parte de una comunidad: familiar, concepcionista, eclesial y social. Para su desarrollo debemos ahondar en nuestras raíces, asumir la corresponsabilidad e implicarse en la participación. Favorece la convivencia, el entendimiento y la unidad en la diversidad.
8. Competencia: implica el trabajo bien hecho. Supone desarrollar nuestras capacidades para atender a las necesidades de cada momento. Para ello hemos de fomentar una cultura del esfuerzo y de la formación continúa a lo largo de toda vida.
9. Solidaridad: reconocer a todos los hombres como hijos de Dios implica trabajar de forma constante por la igualdad y fraternidad. Debemos tener especial sensibilidad con las situaciones de desigualdad y marginación en cualquiera de sus expresiones. Promueve la cooperación desinteresada y el voluntariado.
10. Responsabilidad: supone asumir las consecuencias de cada uno de nuestros actos. Es fruto de basarse en la verdad, actuar con verdadera libertad y responder con competencia a cada uno de nuestros retos